viernes, 22 de julio de 2011

Desmantelan 130 años de historia del Ingenio Consuelo para construir puente en China


La historia económica del muncipio Consuelo se esfuma, patanas se llevan los hierros que tanto progreso dejó  
MANUEL A. VEGA
atacando10@hotmail.com
CONSUELO, San Pedro de Macorís.- El ingenio Consuelo construido por Guillermo Bass a finales del siglo XIX, específicamente en 1881 y la primera molienda en 1882, siendo desde su fundación el motor que hasta su cierre hace cinco años, la industria que movía la economía del pujante y progresista municipio Consuelo, en San Pedro de Macorís, está siendo desmantelado, luego que la Dirección Ejecutiva del Consejo Estatal del Azúcar decidiera venderlo como “hierros viejos”, para  exportarlo a La China.
El ingenio está siendo derribado con acetileno, burdozers, palas mecánicas y grúa por la empresa Metaleras Tineo, nadie sabes por cuantos  millones la empresa favorecida con el patrimonio histórico del palo dulce hoy enajenado adquirió los hierros, pero se especula que habían sido vendido por unos 400 millones de pesos como chatarras para exportar los hierros a China, país asiático, para la construcción del  puente más largo y de donde están importando al precio que sea metales para la obra. El puente que se construye en La China tendrá una longitud de 42,5 kilómetros de largo.
Las patanas cargando los hierros para llevarlos al puerto Multimodal Caucedo, en Boca Chica, es la señal clara de cómo la fortuna y la riqueza que para muchos significó el emporio, hoy se esfuma pedazo a pedazo, escombro por escombro y se vende como si fuera chatarra de lo que una vez se llamó Ingenio Consuelo
El fuego de acetileno no cesa en el corte de piezas, la caída de tuberías provocan ruidos que llegan al pueblo y el movimiento de grúas subiendo a patanas los hierros que producían la azúcar y que movilizaba a cientos de obreros, son tangibles y están arrancando nostalgias entre sus habitantes, que no salen del desconcierto de ver como se llevan la industria que movió por más de 130 años la economía en la zona.
La sirena desapareció, el humo negro dejando esporas de cachipas hace más de cinco años no se ve, los vagones y las máquinas movilizando cañas sólo recuerdan los tiempos idos.
El olor a guarapos de caña ya forma parte de las añoranzas vividas por los habitantes del municipio, perteneciente a la provincia de San Pedro de Macorís.
El desmantelamiento paulatino del otrora poderoso y acaudalado ingenio Consuelo, ha llevado a sus habitantes a arrimarse a las verjas que le quedan a la estructura, para observar cómo se va esfumando lo que significó bonanza y desarrollo, para una comunidad que tiene en la actualidad una tasa desempleo por encima del 47%, según estudios de la Fundación Pringamosa.
Al menos un menor fue asesinado a cartuchazos por penetrar a buscar hierro viejo y varios han sido heridos con municiones de escopetas por tratar de alcanzar algo de los que aún pueden dejar en los bolsillos de los munícipes un hierro, que compran negocios que se han establecidos en el entorno.
Ariel Alix, un munícipe de Consuelo narra en un escrito que publicó la prensa digital local que “es triste ver el episodio de jóvenes accediendo al patio del casi desmantelado ingenio Consuelo, para con un olfato similar al de los caninos, rebuscar y requeté que buscar un pedazo de hierro viejo y venderlo por unos cuantos pesos”.
Expresa que a sus 28 años, 25 los ha vivido en esta comunidad de Consuelo y que su padre, ingeniero de profesión fue encargado de planta, pero que el desmantelamiento de una de las factorías más importante e imponente del país, se haya convertido en tan poco tiempo en nostalgias y recuerdos.
Consuelo hoy no dispone de una fuente de empleos sostenible que permita que miles de ciudadanos se beneficien de un oficio digno, teniendo que salir a otros lugares para obtener el sustento de sus familiares y en otros casos dedicarse a trabajos informales.
La Fundación Pringamosa, quien fue beneficiada junto a otras organizaciones comunitarias con la entrega de Los Talleres de Herrerías del ingenio, está pidiendo que la compañía que desmantela las estructuras de moliendas, le dejen las chimeneas, para dejarla sembrada en el lugar para simbolizar que en una época existió allí un ingenio que surtió de empleos y repartió riquezas a miles de obreros y técnicos en la región Este.
LAMENTOS
Para los habitantes de Consuelo, la desaparición del ingenio se debió básicamente  al manejo incorrecto y corrupto que tuvieron los encargados de mantener y custodiar el patrimonio, pero también a la desorganización, el clientelismo y al prevendalismo que envuelve a la sociedad dominicana y que no deja distinguir lo importante que es para el país mantener sus instituciones.
En la mente de los habitantes de este municipio solo queda el consuelo de haber disfrutado de sus años de esplendor y muchos haberse montado  en las maquinas, las carretas, las patanas, exprimir guarapos al doblar el palo dulce, escuchar las sirenas que cada mañana despertaba al pueblo y cada tarde despedía una jornada de trabajo.
LA CAPITALIZACIÓN
La Capitalización de las Empresas, implementada por el primer gobierno de Leonel Fernández, iniciada en 1997 afectó seriamente la economía en la comunidad, pasando el ingenio a manos de inversionistas mexicanos, que luego huyeron por entender que no era rentable el negocio de la azúcar en el Este.
Con la Capitalización se murió la esperanza de miles de empleados, obreros y colonos, estos últimos muchos se fueron a la quiebra total, viéndose obligado a ceder sus propiedades a los bancos, ya que la tenía hipotecadas
HISTORIA DE PUEBLO
No ha sido posible encontrar documentos que digan con certeza quienes fueron los verdaderos fundadores de Agua Dulce, nombre con que se conocía a la localidad donde se instaló Consuelo, y que fue dado por la cantidad de manantiales de agua dulce que poseía lo que en esa época era una simple aldea.
Muchos dicen que para el año 1516 ya esta zona estaba habitada. El Ingenio Consuelo fue establecido en el año 1881 en el lugar denominado Agua Dulce. La primera zafra 1882.
Este fue el primer Ingenio Central de San Pedro de Macorís. Existe una junta de Distrito Municipio (1984) y un Distrito Educativo (2/1/1996). Esta comunidad tiene un Himno Municipal llamado “Consuelo Mío” y es la cuna de grandes deportistas.
Para los años de 1980 la economía de esta comunidad se fundamentaba, principalmente en el cultivo y procesamiento de la caña de azúcar. La mayoría de las personas se sustentaban con los frutos del Central Azucarero, y todas las actividades económicas externas estaban supeditadas a la zafra.
Esto cambió radicalmente cuando para 1990 la industria azucarera empezó a presentar serias dificultades de sostenimiento; y para 1996, cuando el proceso de capitalización de los ingenios del país, Consuelo quedó sumido en la un profunda recesión, pues su principal fuente de ingreso dejó de existir.
Después de varios años de hambruna, especialmente en los bateyes, se crearon otras fuentes de trabajo, y el pueblo empezó a resurgir un poco. Actualmente el principal ingreso económico lo constituyen el comercio y las instituciones gubernamentales (escuelas, bancos, hospitales y ayuntamiento), porque representan una entrada fija, constante y estable.
A pesar de esta predominancia, una gran parte de la población se sostiene de la economía informal (motoconchos, vendedores ambulantes, tenderos, bancas de lotería, jornaleros), pero, al igual que en el pasado, todas estas actividades están supeditadas al desenvolvimiento de las mencionadas arriba.
Además de estas actividades, existe también, el envió de remesas que constituye un ingreso más y forma parte importante en el desarrollo del pueblo.
UNA ESPERANZA
La entrega de la parte operativa a la Fundación Pringamosa (FUNDAPRIN), que dirige Máximo Mercedes de los talleres del Ingenio Consuelo, únicas estructuras que quedarán paradas del emporio azucarero, se convierte en la esperanza del resurgir de la economía del municipio, afectado por una alta tasa de desempleo y la fuga de talentos a otras ciudades del país y el exterior.
Máximo Mercedes, director ejecutivo de Fundaprin, explica que el Consejo Estatal del Azúcar (CEA), bajo la dirección de Francisco Matos, fue sabio en  entregar los talleres del ingenio Consuelo para operar allí el Centro de Capacitación y Producción Consuelo (CCP-Consuelo), porque con la decisión sostiene se devuelve la esperanza del resurgir económico del pueblo.
Expresa que en el CCP-Consuelo, se capacitará, se entrenará el personal que laborará en los mismos talleres industriales, que ya arrancaron con la integración social y laboral de decenas de técnicos y obreros.
Explica que en los talleres se producirán piezas industriales que serán colocadas en el mercado nacional y extranjeros de la producción de caña y de azúcar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada