lunes, 30 de junio de 2014

Los Vega de la Rosa: Una familia de maestros y periodistas en Hato Mayor

Hato Mayor no solo es ganado, caña de azúcar, ámbar y cacao, también es una fuente inagotable de familias que se han destacados por sus talentos y ser industriosos en la sociedad que lo vio nacer, crecer y desarrollarse.

Una de esa familia es la Vega de la Rosa, que se desarrolló en la populosa barriada de Villa Canto, quienes han sido pieza importante en devenir histórico e intelectual de Hato Mayor.

Teniendo como padres a Don Ireno Vega de la Rosa (Neno) y a Doña Gladys Rosa de la Rosa, estos muchachos ha descollados en el campo del periodismo y la educación, siendo pilares importantes en la tierra que lo vio nacer. 

Humildes, pero talentosos, los hermanos Vega de la Rosa, se proyectan como una de las familias más destacada en el campo intelectual y educativo de su pueblo.

En el campo del periodismo y la comunicación, Manuel Antonio Vega y Agustin Vega, están entre los periodistas más prestigiosos de la zona Este, estando establecido el primero en Hato Mayor y el segundo en San Pedro de Macorís.
Manuel estudió comunicación en la Universidad Central del Este (UCE) y Agustín en la estatal Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

En el área de la educación se destacan con doctorado y maestría Leida Vega de la Rosa, Lucero Vega de la Rosa, Dolores Vega de la Rosa y Michael Vega de la Rosa.

Conjugan sus profesiones con la escritura, llegando a escribir artículos, reportajes, folletos educativos de aprendizajes hasta escribir libros.

En este núcleo familiar, el que es periodista, también ha impartido clases y el que es maestro de profesión, ha escrito en los periódicos o publicados libros. Es como que se entrecruzan en los conocimientos, para bien de la sociedad.

En pocas familias de Hato Mayor conocemos esta característica, que lo hacen un núcleo familiar único, con dotes excepcionales y una humildad imantada.

La humildad que humildad y empatía que le adorna es heredada de sus padres, que desde que pisaron suelo hatomayorense, procedente de Cambita Garabito, San Cristóbal, en el segundo quinquenio de la década de 1930, se ganaron un espacio de respeto y admiración por su adecuado comportamiento en la sociedad.
Sus padres, despojados de algunas heredades por el sátrapa, Rafael Leonidas Trujillo, quien lo forzó a migrar al Este, se establecieron en la comunidad de Santana, sección El Manchado, siendo Don Neno Vega, jefe de mayordomía en la hacienda Nova Hermanos. Su padre llegó primero y luego doña Gladys, que era la novia de Neno, a quien tuvo que dejar en el sur, para luego ir por ella.

De la unión matrimonial surgió la estirpe Vega de la Rosa. La familia Vega de la Rosa está compuesta por 12 hijos, a saber: Juana (Nema), Magaly, Nelson (Ney), Dolores, Lucero, Leida, Belkis, Agustín, Manuel, Luis Eduardo (El Chino), Julio Ernesto, Michael. El matrimonio adoptó además a Santiago (Chago Huevo).


No hay que tener dinero y ser descendiente de personas de abolengo para ser importante. La familia Vega de la Rosa, han logrado una buena posición en la sociedad de Hato Mayor con su nivel de profesionalidad y su impar forma de tratar a los demás mortales.

El futuro irá premiando a estos valores de Hato Mayor, que por demás padres de familias, a cuyos hijos también lo están preparando en distintas áreas del saber humano.

Hijos de padres industriosos salen industriosos

No hay comentarios:

Publicar un comentario